Moda Circular: cambios en la producción y el consumo

Asociado al concepto de economía circular, la Moda Circular es una nueva forma de concebir y trabajar la producción de la indumentaria. Al respecto conversamos con la D.I. Lucía López, educadora y referente regional en el tema. “La MC implica mucho más que la circulación de materiales, se trata de comenzar una transición hacia un cambio en los modos de consumo más responsables, y en modos de producción limpios y éticos”, explica.

20200130_200206

¿Cómo surge el término Moda CircularEs un concepto relativamente nuevo que fue acuñado hace solo 5 años, en 2014, en Suecia, y que responde al enfoque de la economía circular que ya es promovido desde hace décadas en Estados Unidos, la Unión Europea y algunos de Asia. Entre sus principales referentes se encuentran Walter Stahel quien esbozo la idea básica de la economía circular en 1970. A grandes rasgos, el concepto de economía circular implica que los materiales y productos que consumimos se usen y circulen durante el mayor tiempo posible, sin llegar a su disposición final, y conservando el valor inicial del producto al máximo.

Se lo plantea como una herramienta fundamental para el desarrollo sostenible, ¿es tan así? La Moda Circular puede verse como una forma de abordar la sustentabilidad y definir un camino para llegar a ella, pero por sí sola no es garantía de sustentabilidad, ya que algunos de sus enfoques se centran en el desarrollo de materiales y tecnologías que minimizan el impacto ecológico pero dejan de lado, las dimensiones sociales y culturales. Este es un problema que sucede también con el propio desarrollo sostenible, debemos poner en discusión cuál ese el mejor enfoque para cada contexto, equilibrando las distintas dimensiones y sin poner la máxima rentabilidad financiera en primer lugar.

moda-circular-min-1

¿Cuáles son los paradigmas de consumo y producción contemporáneos? La industria de la moda contemporánea se basa en patrones de alta obsolescencia material y estética, que responden a los modelos de producción lineales de “uso y tiro”. La mayoría de los recursos utilizados en la producción de ropa terminan al poco tiempo en los vertederos. Las grandes marcas bajo la bandera de la “moda rápida” siguen acelerando la producción, ofreciendo un número demencial de colecciones al año (pensar que antes eran sólo 2 y hoy son decenas), y la calidad de los textiles va decreciendo acompañando el tiempo de uso de las prendas. La cantidad de prendas que consumimos se duplicó en los últimos 15 años, lo cual implica una mayor presión sobre los recursos naturales y humanos. Este ritmo desenfrenado obliga a los productores a entrar en la “carrera por el bajo costo” para no perder clientes y/o sacar un mayor beneficio económico, lo cual redunda en que un sector importante de la industria textil trabaja en condiciones de explotación laboral. Este sistema es el dominante y el que todos apoyamos a través del consumo de marcas de fast fashion. Por supuesto que hay otras alternativas de producción y también se están comenzando a ver cambios desde los grandes retailers, pero aún las propuestas son parciales.

Se habla siempre de que las marcas deben tomar conciencia, pero ¿qué pasa con el consumidor? ¿Esta preparado para este tipo de consumo? Esto va más allá de una cuestión ética o de consciencia. Si bien hay un aumento de los consumidores que presentan interés por productos de bajo impacto ambiental, el modelo de uso y tiro es el que prima. La moda siempre se asoció con la novelería de lo nuevo y hoy por hoy se le suma el concepto erróneo de que la ropa es barata. Pero la ropa no es barata, las prendas que se venden a bajo precio es porque acarrean consigo problemas mucho más graves que alguien está pagando en otra parte del mundo: territorios devastados, gente que vive en situaciones laborales de explotación diaria. Eso es lo que el consumidor debe entender, porque el cambio climático es una realidad y nos está golpeando en la cara. En resumen, el cambio debe ser sistémico: desde todos los actores, gobierno, industria, empresarios, consumidores y docentes.

¿Cuáles son los principios de la Circularidad? La economía circular se basa en tres principios:

Economía Circular

Producir sin desperdicios, eliminando la contaminación: proveniente de la eliminación de residuos y sustancias tóxicas que puedan dañar la salud o los ecosistemas. Esto en moda implica por ejemplo el uso de químicos de acabados textiles.

Mantener los materiales y productos en circulación, esto significa diseñar para la durabilidad, el reuso, la remanufactura o el reciclaje. Dentro del área de la moda las estrategias más conocidas son el second hand, el alquiler de prendas, el leasing, los servicios de mantenimiento y customización, entre otras.

Regenerar los sistemas naturales: devolver a través de la descomposición, los nutrientes al medio natural. En la industria textil y vestimenta, esto implicaría que las fibras naturales como el algodón, la seda, la lana, la viscosa y se composten en un ciclo biológico, pero esto hoy por hoy no es una opción realista ya que la mayoría de las prendas y textiles o bien, tienen presentes químicos que no hacen viable el compostaje, o tienen mezclas sintéticas lo que hace que hoy la producción circular se está desarrollando, principalmente desde ciclos técnicos.

¿Como comenzó tu interés por el concepto Moda Circular? Desde que era estudiante me preocupaba el material textil limpio y en perfectas condiciones que era descartado como residuo y con el tiempo me empecé a vincular a proyectos de reutilización de residuos textiles. En el 2010 leí un libro de biomimética de J. Benyus y quedé fascinada por el enfoque sistémico y la posibilidad de adaptar nuestros sistemas productivos en función de las estructuras y funciones de los ecosistemas naturales. Gracias a ese libro conocí el trabajo de McDonough y los principios de la Economía Circular, así que para cuando escuché hablar por primera vez de Moda Circular, todo tuvo sentido.

Entrevista realizada por Magdalena Ponce de León Otero, enero de 2019.

Did you like this? Share it!

0 comments on “Moda Circular: cambios en la producción y el consumo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: